miércoles, 13 de octubre de 2010

PARTICIPACIÓN CIUDADANA EN LA POLÍTICA PÚBLICA


Por naturaleza el ser humano es sociable, por ello se agrupa en donde interactúa y convive en armonía, acordando normas que le permitan una convivencia pacífica. Por lo anterior, dentro de una sociedad la participación es muy importante, pues con lleva a la toma de decisiones que marcarán la forma de relación con los demás.

La participación es una actitud que depende del contexto de una sociedad y de la capacidad que poseen las personas para comprender las dimensiones sociales y culturales que representa involucrarse dentro de un grupo o sociedad.

Desde hace algún tiempo, se empieza a consolidar la idea de que la participación ciudadana no se puede improvisar y se hace necesaria, se dice, desarrollar cuerpos metodológicos e instrumentos técnicos que orienten las nuevas prácticas participativas con la ciudadanía.

Pero en este camino, el de construir métodos y técnicas para poner en práctica la participación ciudadana, los primeros pasos no son ni tecnológicos ni metodológicos, sino políticos. Las metodologías participativas tienen siempre una base política. Si facilitan o promueven una participación más o menos abierta o restringida; si se trata de informar, consultar, debatir o decidir conjuntamente con los ciudadanos, no es una decisión metodológica ni técnica, sino política.

En lo fundamental, apostar por la participación ciudadana no consiste en redactar reglamentos o en crear órganos en los que tengan cabida los ciudadanos, como no consiste en convocar más asambleas; al menos en primera instancia. Exige más bien apostar por nuevas formas de hacer y relacionarse con la ciudadanía que permitan trabajar conjuntamente a políticos, técnicos y ciudadanos en un clima de colaboración.

Normalmente es la administración es la que marca la pauta, pues es la que tiene los recursos y el poder. Si se trata de una administración gobernada por políticos que apuestan por la participación ciudadana, es posible que se establezcan mecanismos para discutir con la ciudadanía partes de su programa de actuaciones. Incluso en los casos en los que las aportaciones de los ciudadanos son tenidas en cuenta, es la administración la que controla la agenda: aquello sobre lo que se discute y en lo que se participa.

Es bueno escuchar cuando un municipio, se propuso realizar consultas, donde se le preguntaba a los líderes comunales, jóvenes de los grados Décimo y Undécimo, como quería que se invirtieran los dineros recaudados por el pago de impuestos, que proyectos debían priorizar, etc.

Estos son los primeros pasos que debemos dar para ejercer una participación activa y dinámica.

JOSE ANDRES MOYANO HERMIDA
4º SEMESTRE




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada