sábado, 16 de octubre de 2010

NO MAS TEORIA Y MAS PRÁCTICA.

En 1990 cuando más de 5 millones de colombianos dieron su voto favorable para reformar la constitución atreves  de la Asamblea Constituyente, se pudo concretar el ideal del pueblo expresado por los diferentes gremios, el cual tuvo su iniciativa en los estudiantes universitarios, replicándose en todos los sectores que vivían momentos difíciles como el asesinato del candidato a la presidencia Luis Carlos Galán al igual que atentados y mas asesinatos de personajes que de una u otra forma buscaban mejorar las condiciones de las comunidades, atreves del dialogo y sobretodo del liderazgo social.
La séptima papeleta marco el inicio de la  nueva constitución, para que se pudiera materializar el anhelo del pueblo, representado en una Carta Magna en donde desde su preámbulo hasta su último articulo manifiesta las directrices para poder convivir.
Un Estado Social de Derecho donde se establecen unos derechos
Fundamentales,  pero que en la práctica no se manifiesta la interpretación de esta Carta Magna porque para poder que  atiendan  a una persona de una enfermedad compleja,   en un centro médico tiene que recurrir a la tutela, la educación pública es mediocre sobretodo en las instituciones de primaria y secundaria, la justica no se ve reflejada en sus oportunos y ejemplares fallos, etc. Nos demuestra que nuestra  constitución no es comprendida o simplemente se nos ha vuelto simplemente en letra muerta.
Siendo Colombia un país de leyes, en las instituciones educativas de primaria y secundaria no se da a conocer lo importante de interpretar como simples ciudadanos lo que es la Constitución, la cual debemos de conocer por que somos parte del Estado, y ese es el punto más importante que debemos darle solución es hora de darnos cuenta que la  constitución hace parte de nuestro diario vivir,  que actividad cotidiana no se relaciona con los principios de nuestra constitución, es importante tener idea de lo que allí está escrito para hacer parte del desarrollo social, sin pasar por encima de las personas o instituciones o mejor aun para que no pasen por encima de nosotros.
Cuan escuchamos de la constitución política de Colombia pensamos en un libro de muchos artículos, pero  al empezar a leer con detención y al relacionarlo con  nuestras actividades nos damos cuenta que estamos fallando, que nos falta carácter para comportarnos como verdaderos ciudadanos y que somos amañados y conformistas que a veces  criticamos situaciones sin la mayor idea del tema, llenémonos de argumentos para hacer parte de la solución y no esperemos que los demás tomen la iniciativa.       

JUAN CARLOS MEDINA ROBLES
IV SEMESTRE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada